'cookieOptions = {link};'

sábado, 5 de enero de 2019

Guía de supervivencia para Snow Flakes

Este año voy a portarme bien. Voy a ser una persona serena.
Estuve releyendo el blog (error... o no) y me dí cuenta de que hay un montón de cosas que ya me parecen ridículas.

Voy a hacer una guía de supervivencia para copitos de nieve.

Aclaración: yo soy/fui/ quizás seré un copito de nieve. No puedo /pude escapar a la educación que me dieron o el contexto donde me crié (le echo más la culpa al contexto). Trato de cambiar estas actitudes porque me dañan, me lastiman y lastiman otros, además de ser un impedimento para crecer. Ahora, como adulta, necesito enfrentar la realidad.

Primero que nada ¿Qué es un copito de nieve? Básicamente es nuestra generación: frágiles, únicos y especiales. Estas tres características se ven en todos lados. Hipersensibilidad para debatir o cuestionar ideas, la creencia de que merecemos cosas por ser nosotros y que tenemos un gran destino por delante por ser.... nosotros. Diferencio esto de una persona que ha trabajado duramente para conseguir algo o desarrollarse en una diciplina, pero aún así, hay que reconocer que la competencia puede destacar más. Si quieren saber más de este fenómeno busquen en internet el libro "I find this ofensive" de Fox. En castellano, está el video del canal PsicoVlog donde explica mucho mejor el fenómeno.

Esto no tiene que ver con el amor o esas cosas: acá hablamos de plata, trabajos, y reconocimientos.

La guía:

1- No merecés cosas sólo por ser vos.
Esto es algo que parece obvio, pero creanme que interiorizarlo me hubiera ahorrado muchas amarguras. Esto es tan simple como que no armes un escándalo sólo porque algo no salió como esperabas. Nadie va a regalarte recompensas por ser vos.

2-Andá a buscar lo que querés.
¿Querés ese trabajo? Mandá curriculum. ¿Querés participar en ese proyecto? Hace la consulta. ¿Querés mandar textos a una revista? Mandalos. ¿Te piden más capacitación? Capacitate. Las cosas no van a salir así porque sí. Tenés que hacer un esfuerzo para conseguir cosas, aunque ese esfuerzo sea simplemente ir a preguntar. Nadie te va a llamar sólo por ser vos. A menos de que tu CV sea de la san p*ta en cuyo caso ¡Enhorabuena!

3- Espera el rechazo.
Así como nadie te va a dar nada por ser vos, espera el "No nos interesa" o el más letal "te llamamos". El rechazo es inevitable en la vida. Dos consejos: evita exagerar y derivar en una idea caótica y apocalíptica. Segundo: retirate con elegancia y buscá el próximo lugar. Si hay algo que puedas hacer para mejorar tu CV hacelo. No esperes dejarlo así nomás y pretender que te den lo mismo que alguien que hace todo lo posible por capacitarse.

4- Sé recilente.
No llores por una mala nota en la universidad/profesora/instituto/academia. No te apenes porque te mandan a corregir un trabajo. No te angusties por no aprender algo a la primera. Estas aprendiendo. Es fundamental el error. personalmente recuerdo mejor lo que me corrigen que lo que me sale así nomás. Es una buena oportunidad para profundizar eso, practicar e incluso entablar diálogo con tu profesor/a. Como dije antes: si querés algo, andá a buscarlo. Salvo que sea un viejo recalcitrante, en general los profesores ayudan. Las cosas no siempre salen como esperamos y las decepciones pueden ser muchas, pero si ya somos adultos tenemos que tomarlas como los que son: parte de la vida.

5- No envidies ni te compares con los demás.
Esto también me hubiera ahorrado  muchas lágrimas. Cuando mis compañeros emepzar a escalar lugares me preguntaba por qué a mi no. Mi realidad era muy diferente a la suya, pero eso no lo tomaba en cuenta. Pensaba que era porque nadie me "veía". En realidad, ni siquiera había averiguado que hacer porque NO SABÍA EN QUE ESPECIALIZARME. ¿Suena ridículo no? Bueno, esto es para ejemplificar: No mires a los demás constantemente. Hay muchas cosas a tomar en cuenta. No te castigues ni te veas como un martir. Una solución mejor es preguntarle a tus compañeros por contactos o cursos para hacer.

6-  Reconocé la valoración de quienes te rodean.
Crecimos creyendo que seríamos estrellas de rock. Pero ahora que no lo somos, estamos muy cabreados. Es normal pensar eso: que ibamos a ser superconocidos. Ahora me doy cuenta que la fama está sobrevalorada. Pero la necesitamos: queremos un reconocimiento más allá de quienes conocemos cara a cara por considerarlo más válido. Suena muy cercano a una epistemología masoquista. Los copitos no valoramos el reconocimiento de quienes tenemos cerca por considerar el cariño como un sesgo. Sin embargo, esas personas pueden ver nuestro esfuerzo o ver una evolución que otros no.

7- Sé autocrítico
En el punto anterior nombré la valoración de quienes te conocen. Es importante también ser autocrítico. Esto te puede ayudar en todos los aspectos de tu vida. Reconocé las actitudes inmaduras y tratá de rastrear si tus fallas son causadas por eso. En mi caso, es así.

8- El reconocimiento implica trabajo.
Supongamos que querés destacar en algo. Es muy difícil hacerlo. Mucha gente talentosa nos rodea. O mejor: mucha gente que ha cultivado su talento nos rodea. Esto es amenazante y da mucho miedo. Lo que encuentro más sano es ver esta gente como un modelo a seguir. Recuerdo que en mi infancia me gustaba dibujar y que siempre copiaba "estilos" de chicas más grandes para mejorar mi dibujo. Algo así debería hacerse: inspirarse en esas personas, ver sus trayectorias, ver sus trabajos. Mi ejemplo favorito es el de El cuarteto de Nos, una banda Uruguaya que tardó AÑOS (creo que 21) en ser reconocida a nivel continental.

9- Siempre te van a criticar
Elijas lo que elijas, defiendas lo que defiendas, hagas lo que hagas, siempre te van a criticar. Es parte de la vida. Aceptalo y discutilo con GRACIA Y ELEGANCIA. Nada de llorar. Las mejor ideas son las que van cambiando y son siempre revisadas.

10- Bye bye drama queen.
El mundo no se acaba porque exista Agustín Laje y te moleste su retórica. Podes verlo de dos maneras: o como la oportunidad de revisar tus ideas y aprender a rebatir sus argumentos o como el diablo encarnado. Pero dejemos la hipersensibilidad: la tolerancia es una clave para no actuar como un copito.


miércoles, 28 de noviembre de 2018

Imposible violar a una mujer tan viciosa

https://www.infobae.com/sociedad/policiales/2018/11/27/caso-lucia-perez-por-que-los-jueces-sostienen-que-no-hubo-abuso-sexual-ni-femicidio/

Miren eso. Sólo diré que cuando mi ex novio me violó usó los mismos argumentos que este juez. LOS MISMOS. Y lo peor: la gente a la que se lo conté dio LAS MISMAS EXPLICACIONES. Porque yo no tenía ni su edad ni sus costumbres (que poco y nada me importan) pero AÚN ASÍ, AÚN SIENDO MI NOVIECITO AMADO SE VE QUE NO ERA LO SUFICIENTEMENTE BUENA COMO PARA CONSIDERAR QUE ME HABÍAN AGREDIDO.

(¿Para qué fuiste a la casa, por qué no te fuiste, por qué no paraste, por qué le creíste, vos comprabas lencería ¿no?, bien que te gusta que te peguen, y qué pruebas tenés, no fué para tanto, cuando te violen de verdad te vas a dar cuenta, ay pero eso no es violación, dónde te lastimó sino no te  creo, a ver si le decís que sí después no esperes que te crea que le digas que no, no hubieras ido,  bueno che el chavón no pudo parar)

Dato gracioso: no quería parar ni cuando volví llorando sin saber qué había pasado. Y como no me pudrí en un rincón a llorar, nadie me cree ni va a creer. Pero si te dijeron alguna de estas cosas, sabé que yo si te escucho y creo.

Y más aún: un juez aceptó esto.

Esto es demasiado obvio y grotesco. No se necesita un master en análisis del discurso para darse cuenta de lo que se está diciendo. Así que, como ya hizo la Despentes, lo pongo yo en el título. Tengan la valentía de decir  lo que quieren decir.  Pero ni siquiera eso.





martes, 11 de septiembre de 2018

¿El BDSM es machista?




¿Coger como quiero es machista?

¿Tener el control de la escena siendo sumisa es machista?


¿Ser escuchada y consultada es machista?

¿Garantizar mi placer es machista?

Dejen de creer, queridas RADFEM, que el porno es la realidad. Es ficción y como tal, es hecho por actores que saben cómo hacerlo. Todas esas cosas espectaculares y brutales son trucos de cámara, prácticas, velocidad, música, sonido.

Y por sobre todas las cosas.... dejen de mirarme con lástima. Dejen de mirar como si fuera una víctima. Cada quien toma sus experiencias y las convierte en buenas experiencias o se pudre en un rincón.  No romantizo nada, no erotizo nada. No decidimos que desear. Y sobre todo YO SOY LIBRE DE HACER LO QUE QUIERA ¿Ese no era su axioma principal?

¿Qué yo promociono la violencia? No mi amor. Los violadores no son domitor/dominatrixs: los violadores quieren todo el control, no te preguntan, no te responden. Los que promocionan la violencia son los machitos que no te dejan tocar el clítoris, que quieren que hagas lo que ellos quieren. Que los complazca. Los domitor reciben el placer en obedecer y dominar. Los sádicos, en la pantomima de inflingir dolor. Y si alguien que dice ser domitor o sádico te obliga a hacer algo, decile que es un violador. No un domitor.

El BDSM no es machista. Es una elección a la que le puedo decir que NO cuando yo quiera.


Crónicas sexuales: Relato de una amiga y postergaciones del autoconocimiento.

Y un día una amiga vino diciendome con mucha alegría que había perdido la virginidad. Mi primera pregunta ¿Te cuidaste? Habiendo dicho que sí, le dije un "Qué bien" y le pregunté por la hora.
 No era desinterés, sino que había algo que me sonaba a exageración. Cuando le pregunté por como estuvo (ella quería que lo preguntara, incluso lo dijo) me contesto "GENIAAL" la miré asombrada y hasta casi aplaudo, aunque fuera un exageración me alegró que hubiera podido disfrutarlo.
 Unoss meses después cortó con el muchacho.
 Caminando un día, empezamos a hablar de cómo era en la cama (o en la mesa, como se prefiera ver) me dijo que bueno. "wow ¿Acababas mucho con él?" dije riéndome. Y ella sonriendo me dijo que no sabía. Me quedé un poquito perpleja. Pensé seguidamente que quizás era que no conocía el placer y sí tenía orgasmos, no necesariamente con fabulosas penetraciones.
Le pregunté si no se daba cuenta, esa sensación de ahogo pero a la vez de placer.
- no sé- dijo un poco avergonzada- no tengo mucha experiencia en eso.
 Sentí tristeza. Y empatía. Le dije que se olvidara de que él era un buen amante hasta conocer a otro y conocer su cuerpo. Me dijo que nunca había tratado tocarse por lo que no conocía el placer.
 Teniendo 18 años noté como se había vetado el placer que su cuepro podía darle por mandatos familiares y creer que una mujer sólo tiene placer, si tiene un hombre adentro. Sentí rabia, impotencia. Por esas intromiciones mías, le dije sin preguntarle que quería que no se preocupara si la penetración sola no le daba placer: el cuerpo tiene muchos rincones y todos son igual de válidos si complacen a uno,  y por último le dí un consejo:
- Tocate. Dónde quieras, donde te guste, prestá atención y pensá en cosas que te gusten no importa qué. Y relajate nena, no es el find e mundo.
 Nos reímos un rato mientras seguimos caminando.
 A la semana siguiente nos vimos. Vino mas contenta y relajada. Nos saludó a todas y me dijo suspirando:
- Gracias.

lunes, 8 de enero de 2018

Mía

Imagen relacionada


Soy una perra. Soy ese pedazo de carne que no debería ansiar la humillación. Soy la parte que quiere el dolor porque se descubre en él. Incomprensión y patología: cómo desear la aberración, tan terrible como desear un hijo ciego o down.

 Quiero a mi amo, quiero que me aplaste con sus botas, que me tire del pelo. Quiero que me use, a escondidas, porque esas feministas me van a decir que yo "erotizo la violencia heteropatriarcal". Que me autolesiono. Que me castigo porque algo hice mal. No comprenden nada, porque no desean escuchar nada.

Ellas, que cogen por amor, van a terminar más usadas de lo que yo deseo serlo. Porque el amor es terrible y el deseo que viene del amor es péligroso. Porque por amor no podes decir que no, porque después él va a reclamar. "Nunca hacemos lo que yo quiero" "quiero probar cosas nuevas". Quizás sea cierto que los hombres, esos potenciales violadores peligrosisimos, quieran tener el control.

Pero en realidad, lo que mi amo quiere es que sienta todo el placer posible de las maneras más personales. Me conoce bien, al punto tal, que sabe cuando estoy por llegar al orgasmo (diganme vainillas, si sus novios tienen esa sensibilidad, o si dedican tiempo a ello), para. Espera. Va mas lento. Sabe que quiero. Controla cuando acabo. Pero yo tengo la garantía de acabar. Siempre. Es parte del pacto que tenemos: el placer mutuo en dar placer. Yo con mis fuck face, el con la lengua. Yo atada, él parado frente a mí, enorme, imponente, dandome cachetadas y besos en la frente. Me araña y muerde, me golpea, me deja llena de deseados moretones, y luego, me da besos, me abraza y me prepara una malta  o un té como a mí me gusta.

No creo que sepas ni quieran saber: es una relación de confianza y de respeto. Donde pido que hacer y lo consensuamos. ¿Por qué no puedo desear el salvajismo y ser una cosa? Recuerden: la que dice basta soy yo y la que puede terminar todo con una palabra soy yo. Si quiero terminar el asunto, terminará. Quiero ser la cosa hasta decir basta. ¿Y si él no entiende mis palabras? Entonces, nunca más me volverá a tocar. Y sabe de esta determinación. Ama mucho a esta puta y a sus deseos de ser sometida. Y por eso se que a él le puedo decir, sin temor a un berrinche, que no.