'cookieOptions = {link};'

martes, 11 de septiembre de 2018

¿El BDSM es machista?




¿Coger como quiero es machista?

¿Tener el control de la escena siendo sumisa es machista?


¿Ser escuchada y consultada es machista?

¿Garantizar mi placer es machista?

Dejen de creer, queridas RADFEM, que el porno es la realidad. Es ficción y como tal, es hecho por actores que saben cómo hacerlo. Todas esas cosas espectaculares y brutales son trucos de cámara, prácticas, velocidad, música, sonido.

Y por sobre todas las cosas.... dejen de mirarme con lástima. Dejen de mirar como si fuera una víctima. Cada quien toma sus experiencias y las convierte en buenas experiencias o se pudre en un rincón.  No romantizo nada, no erotizo nada. No decidimos que desear. Y sobre todo YO SOY LIBRE DE HACER LO QUE QUIERA ¿Ese no era su axioma principal?

¿Qué yo promociono la violencia? No mi amor. Los violadores no son domitor/dominatrixs: los violadores quieren todo el control, no te preguntan, no te responden. Los que promocionan la violencia son los machitos que no te dejan tocar el clítoris, que quieren que hagas lo que ellos quieren. Que los complazca. Los domitor reciben el placer en obedecer y dominar. Los sádicos, en la pantomima de inflingir dolor. Y si alguien que dice ser domitor o sádico te obliga a hacer algo, decile que es un violador. No un domitor.

El BDSM no es machista. Es una elección a la que le puedo decir que NO cuando yo quiera.


Crónicas sexuales: Relato de una amiga y postergaciones del autoconocimiento.

Y un día una amiga vino diciendome con mucha alegría que había perdido la virginidad. Mi primera pregunta ¿Te cuidaste? Habiendo dicho que sí, le dije un "Qué bien" y le pregunté por la hora.
 No era desinterés, sino que había algo que me sonaba a exageración. Cuando le pregunté por como estuvo (ella quería que lo preguntara, incluso lo dijo) me contesto "GENIAAL" la miré asombrada y hasta casi aplaudo, aunque fuera un exageración me alegró que hubiera podido disfrutarlo.
 Unoss meses después cortó con el muchacho.
 Caminando un día, empezamos a hablar de cómo era en la cama (o en la mesa, como se prefiera ver) me dijo que bueno. "wow ¿Acababas mucho con él?" dije riéndome. Y ella sonriendo me dijo que no sabía. Me quedé un poquito perpleja. Pensé seguidamente que quizás era que no conocía el placer y sí tenía orgasmos, no necesariamente con fabulosas penetraciones.
Le pregunté si no se daba cuenta, esa sensación de ahogo pero a la vez de placer.
- no sé- dijo un poco avergonzada- no tengo mucha experiencia en eso.
 Sentí tristeza. Y empatía. Le dije que se olvidara de que él era un buen amante hasta conocer a otro y conocer su cuerpo. Me dijo que nunca había tratado tocarse por lo que no conocía el placer.
 Teniendo 18 años noté como se había vetado el placer que su cuepro podía darle por mandatos familiares y creer que una mujer sólo tiene placer, si tiene un hombre adentro. Sentí rabia, impotencia. Por esas intromiciones mías, le dije sin preguntarle que quería que no se preocupara si la penetración sola no le daba placer: el cuerpo tiene muchos rincones y todos son igual de válidos si complacen a uno,  y por último le dí un consejo:
- Tocate. Dónde quieras, donde te guste, prestá atención y pensá en cosas que te gusten no importa qué. Y relajate nena, no es el find e mundo.
 Nos reímos un rato mientras seguimos caminando.
 A la semana siguiente nos vimos. Vino mas contenta y relajada. Nos saludó a todas y me dijo suspirando:
- Gracias.

lunes, 8 de enero de 2018

Mía

Imagen relacionada


Soy una perra. Soy ese pedazo de carne que no debería ansiar la humillación. Soy la parte que quiere el dolor porque se descubre en él. Incomprensión y patología: cómo desear la aberración, tan terrible como desear un hijo ciego o down.

 Quiero a mi amo, quiero que me aplaste con sus botas, que me tire del pelo. Quiero que me use, a escondidas, porque esas feministas me van a decir que yo "erotizo la violencia heteropatriarcal". Que me autolesiono. Que me castigo porque algo hice mal. No comprenden nada, porque no desean escuchar nada.

Ellas, que cogen por amor, van a terminar más usadas de lo que yo deseo serlo. Porque el amor es terrible y el deseo que viene del amor es péligroso. Porque por amor no podes decir que no, porque después él va a reclamar. "Nunca hacemos lo que yo quiero" "quiero probar cosas nuevas". Quizás sea cierto que los hombres, esos potenciales violadores peligrosisimos, quieran tener el control.

Pero en realidad, lo que mi amo quiere es que sienta todo el placer posible de las maneras más personales. Me conoce bien, al punto tal, que sabe cuando estoy por llegar al orgasmo (diganme vainillas, si sus novios tienen esa sensibilidad, o si dedican tiempo a ello), para. Espera. Va mas lento. Sabe que quiero. Controla cuando acabo. Pero yo tengo la garantía de acabar. Siempre. Es parte del pacto que tenemos: el placer mutuo en dar placer. Yo con mis fuck face, el con la lengua. Yo atada, él parado frente a mí, enorme, imponente, dandome cachetadas y besos en la frente. Me araña y muerde, me golpea, me deja llena de deseados moretones, y luego, me da besos, me abraza y me prepara una malta  o un té como a mí me gusta.

No creo que sepas ni quieran saber: es una relación de confianza y de respeto. Donde pido que hacer y lo consensuamos. ¿Por qué no puedo desear el salvajismo y ser una cosa? Recuerden: la que dice basta soy yo y la que puede terminar todo con una palabra soy yo. Si quiero terminar el asunto, terminará. Quiero ser la cosa hasta decir basta. ¿Y si él no entiende mis palabras? Entonces, nunca más me volverá a tocar. Y sabe de esta determinación. Ama mucho a esta puta y a sus deseos de ser sometida. Y por eso se que a él le puedo decir, sin temor a un berrinche, que no.

martes, 8 de agosto de 2017

ese machito ofendido.

Esto es sobre sexo y es sobre libertad: libertad de decir lo que quieras. Nunca pediré la censura: ni siquiera frente a un nazi hijo de la yuta, racista y homofóbico Frente a eso, respuesta. Porque yo soy tan libre como él. Porque yo puedo responderle y dejarlo desnudo. No quiero que lo censuren: es parte de la sociedad. La mierda también se tiene que ver.

 Y sí, hay mucho machito ofendido y oprimido. Y hay mucha feminista que se siente víctima constante. Yo no soy una víctima. Yo soy una mujer que busca sobrevivir y vivir, ser víctima, me desempodera: me hace frágil. No soy, ni mi vagina es, frágil. Como aparece en Baise moi de Despentes: si te van a violar cinco locos en un galpón que el daño sea el menos posible. Si me vas a amar de tu forma macha, que sea lo menos dañina posible. O dejarte y ser feliz.

   Decime lo que quieras, forro, acá estoy para responderte, amarte u odiarte. No somos frágiles. No tengo miedo de ir por la calle: ya no. Me da más miedo el amor romántico y como haces cuando tu novio es el machito ofendido. El desconocido machito ofendido es fácil de dejar. El novio no. El amor romántico no.

 Por eso pido: no me juzguen rápidamente. Quizas parezco machista y heteropatriarcal. Pero le feminismo hegemónico y blanco no me gusta. El ejemplo: una mujer llega al puesto de poder. No voy a aplaudirla. Quizas (seguramente) tenga empleadas domésticas inmigrantes subcontratadas esclavizadas que hacen las tareas aburridas de limpiar y criar. Tareas por amor, tareas bajas y sencillas. tareas que se pagan mierda. Tareas que ella (educada y académica) no va a hacer. la libertad de unas es la opresión de otras. No podemos negar que el feminismo crea algunos males (el partido ultraconservador de Francia tenía una candidatA) y que es el mismo que nos dice que somos rebeldes y políticamente incorrectas. No quiero caer en el juego de "provocar para ser ebelde y ser rebelde es cool". Quiero hacer algo útil: ayudar a una chica si la molestan. Parar a los machitos ofendidos que putean a sus novias. Ayudar. No jugar a rebelde que se compra una camisa que dice "feminista" hecha en una maquila de H and M.

 Pero tampoco aguanto al machito que quiere hablar en mi nombre  y de mi cuerpo. El imbécil que me hace  creer que soy mala por buscar un derecho básico. El que se dice feminista y me trata de forma inferior. Pero que digan lo que quieran: si yo soy igual a ellos, puedo contestarle igual

¿Feminista?

Cada vez me siento menos feminista. Hace unos años creía que el movimiento era la panacea. Pero ahora que me siento alejada y apartada por las compañeras que me decían comprenderme, comienzo a sospechar en el elitismo que envuelve al feminismo. Y es que sí: no puedo hablar en nombre de lesbianas, negras, ni travas. No voy a caer en esa ridiculez. Tampoco pueden hablar en mi nombre: el de una sumisa masoquista (que quizás sea switch). Y lo hacen y cómo lo hacen.

 He leído cosas infames que Fucault lo volverían loco- loco y le pondrían los pelos de punta. Qué el bdsm es una forma de revindicar la violencia patriarcal, que es erotizarla, que es de una forma (y sólo de esa forma) que incluye practicas particulares. Lo vuelven rígido, aburrido, teórico. Me lo sacan, lo manipulan y me lo devuelven patológico y podrido.

Les voy a confesar algo: yo dejaba que los desconocidos en el tren me la apoyen. Los veía fijo. Esperaba la mirada. Sonreía. Mostraba el escote. Me acercaba. Les sonreía. Me apretaba. Aprovechaba la multitud. Me refregaba. Me iba. Sencillo. Y acá es donde las feministas me apedrean: cómo iba dejar que me hiciera eso. En mis términos: cómo iba a usar mi sexualidad así. ¿No ves que nos meten a todas en la misma bolsa? ¿No ves que después se creen que somos así todas y que a todas nos gusta (como a vos, puta)? Ignoran todo mi lenguaje no verbal previo, todo mi juego con el cuerpo. No sólo usamos las palabras, usamos el cuerpo (se llaman pistas de contextualización en un caso, se llama lenguaje no verbal, se llaman pistas paralingüísticas, se llama contexto). Yo uso ese lenguaje, interpetable en esa sociedad y por sujetos sociales de esta sociedad. Me comunicaba ampliamente antes. Armaba un contexto. me valía de eso, de que fuera notorio. Me gustaba.  Pero no. Hacía algo malo. ¿Qué hago si mi deseo es malo? ¿A  que les recuerda el cuestionamiento de hacer eso "sólo con gente especial" y no con desconocidos?