'cookieOptions = {link};'

sábado, 18 de agosto de 2012

Destruye ~

   Nace como una brisa que va quebrándome la razón y por último estalla en un viento rabioso.
   Me muerde las venas y me arrebata el aire, no pienso: siento que el corazón va a reventar en una  exhalación de sangre caliente, que hierve velozmente, quemando mis arterias.
   Por último, se apodera de mi lengua que se torna viperina, y digo lo que jamás debí decir...

 Caigo lentamente, como de un sueño poseído, y nada queda de mí: ya lo dije, ya está hecho. Maldito tiempo, ¡Maldito el mundo y la cólera que no me ser libre!
   Ese monstruo me atrapa entre sus dientes, me mastica, me tortura, no me deja ser libre, me aprisiona entre sus garras ¡No te vayas!
             
 ¡No te vayas! ¡Te ruego que me perdones!

       No vale nada pedírtelo, ya lo dije y ya murió en el aire, en tu alma quedaron sepultadas las palabras terribles que jamás debí liberar. Y comienza a atenasárme el corazón la tristeza


    Ahora se va, me deja. Viene el frío que me arranca los huesos. Viene la tristeza de haber sido tan ilusa, rebelde e impulsiva ¡Qué hice! me grito. Y no queda nada. Queda el silencio mortuorio que la culpa suplanta. Queda mi soledad, agarrándome de las traquea. Quedan lágrimas ardientes, que brotan como diciendo "Esto me ha dejado la rabia".




 

1 comentario:

  1. wow que manera de explicar lo que uno siente adentro suyo, increíble !

    ResponderEliminar