'cookieOptions = {link};'

martes, 25 de diciembre de 2012

domingo, 16 de diciembre de 2012

Madame tóxica.

No voy a decir nada. Voy dejar que las palabras se quemen antes de salir de mi boca. Es lo mejor para los dos. No serías jamás felíz conmigo. No estoy hecha para la felicidad. No puedo demostrar como soy y esperar que seas feliz. Te voy a hacer sufrir. Siempre fué así. El amor, lo hacemos tan doloroso... daría cinco años de mi vida por ser un día normal, sin trastornos, sin TOC, sin ansiedad, o depresión. Ser normal y preocuparme por las mismas estupideces que los otros, quejarme por cosas como la ropa o lo que dicen, y no de como siente que el mundo se hunde, se hace frío, analizar la sociedad, la historia, la música, todo. Dormir negando.
 En fin. Si la dejás por mí, te vas a arrepentir. Primero, porque no voy a ceder y estar contigo, porque a ella la aprecio y no puedo hacerle esto. Se lo que sentís, pero tenes cabeza y una mente (un poco disimulada) que te va a decir que no, eso no se hace. Seguí mirándome, pero negáselo y dale flores, a ella le gusta esas cosas. Yo también quisiera estar contigo. Pero no en una relación. Mirame y callate la boca. Nada más digas.

 No voy a hacer nada para que la dejes y menos que la lastimes. Si pensas dejarla, hacelo por vos, que yo no cuento, soy una simple sombra. No serías feliz conmigo. Un día te extrañaría y te llenaría de mensajes y cariño, para luego no querer verte. Te haría daño, Soy lo que se llama "persona tóxica". Todos dicen que hay que alejarse de nosotros. Nadie dice como lidiar o ayudarnos. Gracias. Pero tampoco creo quererte lo suficiente como para luchar contra mi misma.

martes, 4 de diciembre de 2012

(Des)esperar

 Esperar.... pareciera ser un enorme periplo. Dios sabe que hay detrás de mi espera. Y lo digo así, porque es de esas esperas que no tienen garantía, que son, por simple hecho de que con podemos hacer avanzar las cosas por nuestra cuenta.
 Y la ansiedad empieza...
 Y comienzo a creer en lo inútil de mi espera. En lo inútil de todas las esperas que se parecen a la mía. Y siento la humana envidia de los que fueron pacientes y obtuvieron recompensa. Es que en mi vida, nunca hubo una oda a esperar: todo lo que  obtuve fue por ir a buscarlo (¿Cómo cazar lo que espero?). Y ahora, de nuevo, tengo que esperar.
 Incluso ahora mismo, puedo ver mis actitudes de espera: miró los relojes, tomo bocanadas de humo, muevo mis pies e imagino lo que estoy esperando. Sentada en el piso mirando el techo. Es tan auténtica a mi espera mi postura, que incluso sin quererlo, estoy esperando.
 Y para aliviar (o hacer mas densa) la espera, viene los recuerdo marchando, uno detrás del otro, como una tortura voluntaria por mi inconciente. Quizás para incrementar mi deseo sobre mi objeto de cacería... pero no es así. A veces duele la espera que (consideramos) inútil ¿No?
 Aquí estoy. A la caza de algo que no puedo cazar porque de mi no depende.... (des)esperando.

Black And White Images