'cookieOptions = {link};'

lunes, 28 de enero de 2013

Volver bajo los álamos

Volver a verte es como cuando para de llover: quedan rastros del tiempo pasado, pero el sol a traviesa las nubes desgastadas y agotadas por tanto llover.
 Estas en el mismo sitio. Te abrazo y siento que es como si hubieran pasado siglos. Busco tu mejilla que parece mas nueva que antes ¿Realmente pasó tanto tiempo? ¿El tiempo estará jugando de nuevo conmigo? Tal vez es mi mente y mi corazón que te han añorado durante tanto tiempo...
 Te tomo la mano, y tiembla ¿Miedo tenes de mí? No, quizás es de lo que sentis, ese temor infantil que nos suele atacar. Pero no importa, caminamos bajo árboles mudos y pájaros que son testigos.
 Te beso. No lo pienso, solo lo hago. Te beso bajo un álamo, te beso porque siento que es lo único que quiero, me invaden esas tan nombradas mariposas y el mundo se calla. Te beso como si fuera sacarte el amor a dentelladas. Te beso porque mi corazón lo pide para sobrevivir.
 Te miro a los ojos. Esos ojos verdes que tanto admiro y que tantas cosas me susurran en sus gestos... Miro tus ojos verdes, transparentes, que parecen enternecidos al mirarme. No me mentís.
 Me voy. Comienzo a correr, lejos de allí, lejos de vos y  de mí... no es arrepentimiento: es el amor que me da miedo que me encuentre de repente.

 photo sc1.gif

jueves, 17 de enero de 2013

Melancolía

Estoy hecha de tragedias. No es que me hayan pasado, mi vida es normal: casa, familia, escuela, amigos, fin. Pero hay algo dentro de mí, que me come. Algo que deberías saber, me persigue. El enemigo vive en el mismo lugar dónde vive mi amor o mi posible felicidad.
Photobucket
 Sabes suficiente como para deducir estos monstruos: me acosan, y me muerden; me dejan yaciendo inerte en el suelo. Me pongo triste. Triste por días, semanas, desde hace años inclusive. Nadie es capaz de verlo. incluso admitiste ignorarlo antes de que te lo dijera. Me confestaste que también estas triste (coincidencia que lamentablemente nos une). Jamás me haz juzgado, y me entiendes ( amo eso de vos, me encantaría decírtelo) y no buscas la vuelta al tétrico asunto. Amo pasar las horas al lado tuyo, e incluso ahora, que estas tan lejos, te estoy extrañando dolorosamente ( y no quiero, esto me hace vulnerable)
 Extraño tus palabras. Te extraño. Siento que hay algo que me falta y me ahueca, me hace recordar a cuando extrañaba la alegría en mis momentos sombríos. Así te extraño yo ahora. Y no quiero hacerte sufrir por que soy maníaca depresiva, con trastorno obsesivo compulsivo y de ansiedad complicada. La gente al lado mío no es feliz, pero me preguntaste si te veía feliz, y era evidente la respuesta afirmativa.
 Ahora todo se oscurece. No quiero que sufras porque habrá días dónde no voy a poder sonreir. Esos días quizás te quiera lejos. Pero eso nunca hará que no te quiera o te extrañe. Esas cosas solo son para corroer relaciones.
 Me da miedo esto.
                             Duda de todas las cosas que te rodean. No dudes que te amo. 

domingo, 13 de enero de 2013

Un poco de Emilie Autumn (Opheliac) y cómo me voy al demonio con lo que siento, digo y hago. (O cómo tomar coraje)



 La puta madre que es cierto: es todo lo que quiero decirte y no puedo... nunca creí que podría ser tan difícil pero ¿Has visto el infierno? ¿Sabes que destruye partes tuyas, no? ¿Sabes que te amo a pesar de eso? ¿Sabes que es tremendamente difícil para mí decirlo, o hacer algo? ¿Qué temo a mis decisiones? ¿Sabes acaso, que me da miedo herirte, que prefiero herirme?
 Estas cosas que no digo, o que si digo; son dolorosas para ambos... pero me da miedo ¿Cómo me quito el miedo, si es lo que me esta amarrando para no caer? ¿Si caigo estarás ahí? ¿Soportarás el peso de mi caída? ¿Soportarás los días que no quiera verte o hablarte, aún sin saber yo por qué no lo hago?

                                             Espero que al final lo veas...
                                                                      pd: no dudes que te amo.

viernes, 11 de enero de 2013

Las ultimas promesas que te digo

 A la melancolía de esperarte, le sumo el desconcierto.
  Ahora siento como si se me treparan hormigas
   Te extraño, es eso.

  De noche te extraño aún más. Estas lejos y ambos nos esperamos, pero la duda se filtra. El temor nos persigue. El amor nos quema, hasta consumirlo todo. Quedan los recuerdo para ocultar ese vacío de nuestras ausencias. Y promesas para debilitarlo.
 Y miedos que lo estan alimentando. Lo nutre nuestras dudas. Todo depende de las palabras que digamos.
 Ansío que vuelvas... hasta te lo estaría rogando.

martes, 1 de enero de 2013

Amor, todo solo quieren domarte...

 Te despido. No quiero ver atrás. Es como algo que ya ha quedado en el pasado. Comienzo a sentir el frío de la tarde. Y tu ausencia. Necesito, a pesar de haberte visto, hablar con vos.
 Ansío hablarte. Las horas antes son pesadas, llenas de vacíos.
 Te necesito. Me sorprende como cada día te extraño mas. Necesito estar con vos. Ya sé que soy fría (es porque soy esquizoide, no te asustes, no es tu culpa). Pero aún así siento que quiero estar con vos.
 Hay días dónde te quiero menos que otros, pero al momento de hablarme, siento que todo se resumen en eso. No me importa lo que siento, me importas tanto, te aprecio tanto ( es as difícil ganarse mi aprecio y admiración que mi cariño, a veces) que prefiero salir yo herida. Al fin y al cabo, una cicatriz mas, no afecta al conjunto.
 Somos amigos. Des hace años casi. Te conozco bien. Se que podes ser tanto o mas cruel que yo. Pero mas honesto. Y me aceptas como soy.
 No me quiero enamorar.