'cookieOptions = {link};'

lunes, 28 de enero de 2013

Volver bajo los álamos

Volver a verte es como cuando para de llover: quedan rastros del tiempo pasado, pero el sol a traviesa las nubes desgastadas y agotadas por tanto llover.
 Estas en el mismo sitio. Te abrazo y siento que es como si hubieran pasado siglos. Busco tu mejilla que parece mas nueva que antes ¿Realmente pasó tanto tiempo? ¿El tiempo estará jugando de nuevo conmigo? Tal vez es mi mente y mi corazón que te han añorado durante tanto tiempo...
 Te tomo la mano, y tiembla ¿Miedo tenes de mí? No, quizás es de lo que sentis, ese temor infantil que nos suele atacar. Pero no importa, caminamos bajo árboles mudos y pájaros que son testigos.
 Te beso. No lo pienso, solo lo hago. Te beso bajo un álamo, te beso porque siento que es lo único que quiero, me invaden esas tan nombradas mariposas y el mundo se calla. Te beso como si fuera sacarte el amor a dentelladas. Te beso porque mi corazón lo pide para sobrevivir.
 Te miro a los ojos. Esos ojos verdes que tanto admiro y que tantas cosas me susurran en sus gestos... Miro tus ojos verdes, transparentes, que parecen enternecidos al mirarme. No me mentís.
 Me voy. Comienzo a correr, lejos de allí, lejos de vos y  de mí... no es arrepentimiento: es el amor que me da miedo que me encuentre de repente.

 photo sc1.gif

No hay comentarios:

Publicar un comentario