'cookieOptions = {link};'

viernes, 29 de marzo de 2013

Amiga:

 Te voy a amar incluso cuando no te ames a vos misma. Y voy a recordarte que son tus palabras las que me ayudan a seguir respirando.
 Te amo por ser así: el sol perenne que me ilumina cuando siento que el viento frío me abraza. No hay dolor que al lado tuyo no se vea apagado.
 Y se que muchos dolores atraviesan ese pecho frágil. No te preocupes, conmigo vas a sacarlos uno a uno, como si fueran espinas venenosas, y voy a evitar que el veneno te lastime.
 No hay nada que evite el dolor, lo sé amiga mía, pero si vas a tener que padecerlo, hagamos que sea leve, que aprezca un sueño difícil, hagamos que lo dañino se purgue.
 No hay palabras que em alcansen, para decirte que te amo. Gracias por ser mi soga. Y mi mano esta contigo.




Para esos angelitos que iluminan mis días de sombras...

1 comentario:

  1. Hola Madame, buenas tardes,
    una triste, muy triste entrada,
    hay dolores que no se superan, pero que si se hacen llevaderos,
    creo que el amor que tienes por tu amiga es el que suelen llamar "un amor sanador" aquel que no tiene nada que ver con lo impuesto, sino que es el que trasciende todo tipo de barreras.
    Te deseo una bonita Pascua en familia si es que la festejas, yo mucho no le paro a esto pero bueno, mis mejores deseos
    un fuerte y cálido abrazo

    (gracias por tus palabras, has sido muy amable)

    ResponderEliminar