'cookieOptions = {link};'

martes, 7 de mayo de 2013

Cortes (...)



 Me sentía bien. Orgullosa. 4 meses maravillosos sin cuchillas. Sin dolor en mis piernas o brazos por esas palabras sangrantes que quedaban en mi piel. Era feliz, eso me hacía sentir incluso mas bella. Él lo sabe. Que lo hacía. Pero ahora, va a ser un "suelo hacer" en lugar de "solía hacerlo".
 La jodí d enuevo. Rompí la buena racha. Ella me hizo odiarme, y odiar querer salir de aqui (¿Nunca me haces sentir amada y ahora me hace romper mi racha? ¿Por qué no simplemente me dejas vivir sin culpas? ¿Por qué no amarme como soy? ) Y ahora tengo marcas, putas marcas de nuevo. tratando de taparlas (por suerte es mayo, ya esta haciendo frío).
 Le rompí a E una promesa. Le mentí. Odio hacerlo, pero él es el  único que nunca me juzgo por esto ( y mis amigas a las cuales les conté y cuento con su apoyo).
 Pero le mentí. Lo defraudé. Nunca voy a decírselo, aunque me duela muchísimo. Stay strong, sé fuerte, esto pasa rápido, me digo a mí misma.
 4 meses de orgullo, tirados en menos de un minuto. Ahora soy una sombra rayada. Te odio self- injury.
Lo siento muchísimo amor...

4 comentarios:

  1. Hola Madame, buenas tardes,
    te diré algo y tomalo como de quien viene,
    -todo está bien?
    pues uno suele leer de todo y variado pero aquí siento un dolor que no parece ficticio.

    Te deseo una bonita noche
    besos y abrazos
    (si el comentario no es apropiado... límpialo)

    ResponderEliminar
  2. En la ausencia de uno mismo, el canal de salida puede ser misterioso, pero debe poder permitirnos volver. No dejes de volver con nosotros que también estamos llegando.
    No hay frío que permita ocultar el ahogo.

    ResponderEliminar