'cookieOptions = {link};'

viernes, 28 de junio de 2013

Psicólogo nuevo

  Tiene nombre de arcángel. Tiene ya unos mas de cuarenta años. Nunca dice todo lo que piensa, y cree que no lo se, pero lo veo en sus gestos: algo se oculta. Me intriga, y creo que yo a él.
 Nos conocimos a mas de siete años, y ya su diagnóstico no es válido. Ahora tiene a una joven distinta para desentrañar. No tenga miedo, le voy a ser sincera y quizás si estoy de humor, le voy a contar cosas como mi falta de apetito involuntaria y voluntaria, las cicatrices estratégicamente hechas, y de los llantos de medianoche. Tiempo para eso, mejor iniciemos con las típicas charlas de los típicos tópicos: el colegio, la universidad, mi novio y mi familia. El alcohol, el vacío y la rabia vendrán para después.
 No quiero atemorizarlo, aunque como profesional, ya debió haber visto de todo. Mejor ir paso a paso. Las gorognas vivían en cuevas y no era por nada.
 Bienvenido psicólogo nuevo.

viernes, 21 de junio de 2013

El deseo de las cinco de la tarde y el amor de las ocho de la mañana



  Salgo del colegio. Ese día sé que voy a verte. Apareces como un fantasma del pasado, sin palabras, con un rostro inexpresivo. Te veo, y las facciones frías cambian, algo que parece iluminarte los ojos te hace ser mas real: ese algo no tiene forma,  algo que vive entre nosotros.
 Espero que me ames aunque me vuelva diferente, mas lánguida y fría como el invierno, pero mi amor, el invierno no es eterno, jamás lo será conmigo por más que así parezca.
 Corro a verte, te beso como si un mundo naciera de allí, como si no hubiera otra cosa. Sos un beso que reposa en mi boca cuando te vas, sos los ojos verdes que encuentro entre los sueños y el sonido sereno de una voz adormecida.

                                                               (...)

 Amor y deseo, tan ligados parecen aunque quieras separarlos. Es normal que quiera besarte hasta las palabras mi vida, me moriría si no pudiera tenerte conmigo. Es extremo, está vivo, es lo que es. No podes cambiar la naturaleza de lo que deseamos, ni modificarlo por "lo que se debe hacer". Hagamos lo que se nos prohíbe, y al carajo el resto ¡Bien sabemos que no es algo manchado de lujuria pura!
 Estoy segura de que aunque me calienten cien tipos distintos, al fin y al cabo, solo voy a poder estar con vos, solo con vos. Estoy jodida: me tenes totalmente indefensa.

domingo, 2 de junio de 2013

Sacrificar vocación= dinero (?)

 ¡No, arruinarás tu futuro! me dicen insistentes... Sólo quiero decir que no me interesa una nota, o un título: esas cosas son simples muestras de algo que está en tu mente (supuestamente). Quiero saber, crecer: quiero descubir cuantos mundos pueden existir, cuantas miradas sobre él y formar al mía (¿Por qué no?). No quiero educación que me aliene, hasta repetir lo que un libro dice. 


 Vamos a sacrificar nuestra vocación por un título. O mejor aún: por dinero. Y no, no es que nos epas que hacer, a dónde ir, o cómo hacerlo: es que simplemente, en valores numéricos tu patética aspiración no vale ni un centavo. ¿Músico? ¿Poéta? ¿Escritor? ¿Pintor? A lo sumo llegarás a cantar el felíz cumpleaños, escribir algo lindo en una trjeta de cumpleaños, hacer algún cuento para niños y a pintar la cocina de tu casa. NO, no no nononono, te estarás condenando si haces caso a esa voz tuya que emerge desde tus entrañas exclamando vivir. No le hagas caso: es mejor que busques un empleo en el cual ascender, pisotear tus esperanzas, trabajar todos los días para desear el find e semana en algo que no amas. Mejor es amar tu trabajo, aunque no haya sido lo planeado, pero amarlo es mas que suficiente.
 No digas que los libros que te mandan a leer son malos: han sido escritos por grandes epistemólogos y becarios, no tienes derecho: solo eres un pobre alumna (que sabe reconocer cuando un libro está mal redactado, y es imposible de entender). Esos argumentos ad vericundiam me estan cortando la paciencia como navajas. No critiques, no seas arrogante, no cometas insolencias, no cuestiones (pero me han dicho que "critique el supuesto asumido..." claro, solo si ritico como quieren que lo haga).
 Adelantar la universidad para darte finalmente cuenta de que no te ayuda a orientarte un carajo (solo lo hago por pleno aburrimiento, sí no hago nada en la escuela y soy la "niña 10 puntos"). Es frustrante, pero tomo el libo, busco la respuesta que ronda en mi cabeza, y la resuelvo.
 Pero me dicen que querer escribir es una pérdida de tiempo absoluta: estudia mucho, mucho, que vas a obtener un gran empleo (ajam, lo creo sin verlo, sin comporbarlo ¡Un dogma divino!). Estudia hasta drenar tus cerebro tus ideales, tus sueños. Les digo que NO, NO HARÉ ESO.
 Estudiar es nutrir el alma, no empobrecerla a fuerza de memorizaciones y noches insomnes. Si quiero lo sigo, sino lo corto: no voy a dejar que una nota manipule mis deseos, mi vida, mi libertad. 

        DEJEN DE HACERME CREER QUE NO SE NADA: SOLO SÉ QUE AÚN DEBO APRENDER MUCHO. PERO UNA CALIFICACIÓN, NO ES CONOCIMIENTO.