'cookieOptions = {link};'

sábado, 21 de septiembre de 2013

Frágil



 Ella era inocente. Frágil como todas las cosas puras que hay en el mundo. Ella era sensible a todas las formas de la tierra. Ella era.
 Las cosas débiles no son eternas en un mundo de rudezas ¿Qué te convirtió en esto? ¿El tiempo, la razón, la culpa, el odio? ¿Qué desató el primer odio? Quizás ese amor frustrado demaciado pronto, o la respuesta repulsiva ante tus dudas o la eterna duda, imposible de definir.
 Ella era inocente, dulce, hermosamente tierna, un ser incapacitado para esta vida. Adiós inocencia. Hola realidad.
 Pero no todo está perdido: si aún te estremecen las estrellas y te alegra el canto de los pájaros, es que no todo esta olvidado. Aún queda un rincón inocente, intocable y tuyo. No vivas ignorando lo que te rodea: vivir de mentiras es como vivir a ciegas adrede. No dejes que te contamine la desesperanza. Esas cosas no deben jamás tocar un alama inocente.

2 comentarios:

  1. Hola Madame, buenas noches,
    un mensaje más que alentador =)
    conservar un pequeño trozo de inocencia en un mundo de duras realidades puede llegar a hacer la diferencia en muchos momentos de la vida...
    Solo un pedacito de inocencia, no mucho más que esto, pues despertaría el interés de aquellos que sacan ventaja de ello.

    Te deseo un bonito domingo
    y que ésta primavera inunde tu vida de colores
    un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. La inocencia se pierde a base de palos y los resquicios muy adentro los guardamos.
    Besos

    ResponderEliminar