'cookieOptions = {link};'

domingo, 27 de octubre de 2013

Pequeño suicidio



 "La pequeña muerte" que manera poética que tienen los franceses de llamar al orgasmo.
  Las faldas amplias ocultan el portaligas de encaje. Las mejillas sonrojadas  ocultan la boca pecaminosa.  ¿Por qué tener que fingir? No he hecho nada que no se halla practicado desde que la humanidad empezó. Me lavo las manos de lo que piensen: no me han visto y es una ventaja absurda porque las cosas pasaron igual.
 Flores destrozadas con la boca a dentelladas.
 Sácame acordes como a un guitarra.
 Déjame yaciendo, porque me he muerto (Por un segundo).
 Dame tres besos en la frente porque la boca esta manchada.
 Dame una mirada de lástima, porque he tenido que irme.
 Dame una segunda respuesta, para seguir rompiendo pétalos con la boca.

 Lolita, que inocencia manchada.
 Humbert, la culpa no es tuya es de la nínfula.

 No sufras, corrompidos vamos a hundirnos juntos. Que no matamos nada más allá de nuestra curiosidad innata. Dejame romperte un poco más. Y mañana cuando despiertes, buscame entre las sábanas.

3 comentarios:

  1. Hola Madame, buenos días,
    falsas muertes de placer...
    la curiosidad aún no es un pecado, verdad?
    pues a seguir buscando respuestas...

    Te deseo un gran día
    un beso y un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Y que muerte sublime, porque la vida le sigue sin más; hermosa y renovada. Excelente dejar de lado la hipocresía social, hacer caso omiso de los jueces que pululan en las calles como máximos conocedores de la verdad de todos...Un saludo en la distancia para vos!

    ResponderEliminar
  3. no sabia que los franceses lo llamaban asi

    ResponderEliminar