'cookieOptions = {link};'

viernes, 21 de marzo de 2014

El ciclo está rabioso



 Cuando María le dice a Yerma, por qué cree estar   embarazada, ella responde que es como tener un pajarito en las manos, pero  dentro de la sangre.
 Eso sentía. Era hipnótico. Misterio. Lo más personal que pude sentir, y absorbente. Sentía como si tuviera un pajarito, que no quería apretar ni dejar ir. Y no me daba miedo, ni lo que pensaran los otros.
 Y por otros momentos, un vacío como si me sacaran todo el aire.
 Así, pasando de un lado al otro. Y la rabia, y el miedo que después me venía. Lo que quedaba de ese baile frenético.
 Quiero que esto pare, me quiero bajar. Me da miedo. Las hipótesis me estan acorralando, pensando, en fantasmas ficticios de temores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario