'cookieOptions = {link};'

lunes, 15 de diciembre de 2014

Herz brennt - die Toten Hosen (sub español)





Para todos los sentimientos inútiles de fin de año, cuando no tengo tiempo para mí pero me pinchan la conciencia las cosas que dejé pendientes.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Los muertos piden, los gobiernos se santiguan ¿Y yo qué haré?



Toda la vida pasé siendo un aparente. Bueno, gran aprte de mi vida se basó en lo que posiblemente los otros pensaran de mí ¿Es esto un patológico y obsesivo fenómeno aíslado? Más bien le diría el fruto perfecto de una educación rigurosa. Las niñas deben ser... y la lista comienza.
 Estoy en contra de todo lo que me sostuvo, el resultado: el hombre de Sócrates (la afición favorita de éste filósofo era destruir las erradas o erroneas bases que hacían a las personas justificarse y buscar por ellos mismos la verdad). Esto así, desnuda, una denudes que me aterra. Y el mundo entero se sacude, tiembla, sufre detrás de mí. ¿Qué puedo hacer? Otra capa caída, mas desnudez expuesta.
 Pero me siento llena de coraje. Me siento nueva. Estoy desnuda y nutricia. Ansiosa de la nueva vida, ansia voraz de los primeros años que viví. Comerme el mundo y que me coman mis amantes. Me siento una nueva república.
 Y sufro por el futuro incierto pero sin esta incertidumbre no podría seguir adelante, no podría querer quitarme la duda como un virus insoportable. El gérmen de la duda es mi bendición diaria y mientras veo los diarios acumulados en el puesto, me doy cuenta de que esa información es flor de un día, que eso que dicen los diarios, esas terribles situaciones, para muchos vendrán y se irán. Quedará...  uan anécdota. Los muertos serán anecdóticos.
 "NO ESTÁN NI VIVOS NI MUERTOS, ESTÁN DESAPARECIDOS". 
No NECESITAMOS NI UNA PALABRA MÁS.