'cookieOptions = {link};'

sábado, 10 de enero de 2015

Charlie

La distancia entre el hecho y el tiempo en enterarme, fue casi inexistente: el acto terrorista en la editorial de la revista Charlie Hebdo estaba saliendo en las noticias como un flash informativo de último momento. Datos confusos y precipitados con la certeza de los doce muertos, integrantes de la editorial, caricaturistas y editores. 
  La noticia es así de confusa para mí. Sigo intentando comprender como ocurrió esto supuestamente espontáneo. Me puse a investigar más allá de los culpables y las víctimas por qué pasó esto. Y encontré ante mi  sorpresa el desfile de portadas ofensivas y satíricas. No había visto ningún tipo de noticia haciendo crítica a estas portadas, era normal que circulara por ahí con sus sátiras. 
¿Qué es lo intocable, lo sagrado, lo tabú, lo que no se debe ridiculizar? ¿Cuál es el límite de la libertad de expresión? ¿Es eso libertad de expresión o una deliberada impunidad que se ejerce? 
  Los radicales islámicos ven en occidente la decadencia: la muerte de Dios. Hay que alejarse de esa peste. Hacer que la diferencia de hábitos y creencias sea un abismo infranqueable.
 Europa teme a los islámicos. A pesar de ser un grupo ya incorporado a la sociedad, no se puede descartar el rechazo. Ven en ellos una sociedad incivilizada, extrema, ridículamente creyente. Y cree occidente que tiene la sociedad civilizada que ellos necesitan (Francia ha creído ser siempre lo mejor de Europa... así se creyó en América). Y tienen el derecho de sacar a relucir de la manera mas irreverente  esta realidad. 
 Oriente fue sometido por Europa. África y América tmabién lo fueron e incluso hoy se sigue viendo a estos continentes como inferiores a la cultura adelantada Europea. 
 Y la guerra, desplaza masas de gente, pero en esas crisis económicas y sociales profundas, surge una figura salvadora y necesaria: un lider que viene a traernos la paz en un precio alto y desesperado. Surgen disctaduras  y movimientos extremistas dispuestos a erradicar el cancer con odio. Y esto movimientos involucraron al islám en oriente. 
 El odio entre los extremistas es una condición: odio a esas culturas retrógradas que someten a su gente a la msieria (porque por supuesto, las guerras por el petroleo o el control de las colonias en áfrica no están realcionadas), ser mejores, más libres, más avanzados, y mostrarles lo que creemos que es la verdad y la justicia. Odio a esa decadencia que es occidente, hundida en el consumo y la codicia, en la intolerancia hacia las otras culturas, el desprecio hacia la religión y lo sagrado.
¿Quién fue el primero en iniciar este ciclo? ¿Cuántas victimas más se llevará la intolerancia?
 Las víctimas no son los terroristas, son los pueblos que son masacrados en su nombre. Los victimarios no son doce caricaturistas, son las culturas intolerantes.

1 comentario:

  1. Yo sinceramente pienso que el mundo esta muy mal, simplemente ¿matar a gente por hacer una caricatura de un profeta? Madre mia. Penoso
    Así nos va.

    Saludos

    ResponderEliminar