'cookieOptions = {link};'

martes, 11 de agosto de 2015

La primavera temprana

 No pertenecer(le). La ausencia de quién ser parece ser menos aburmadora de lo que es. La sensación de desarraigo y libertad desentrañada ante nosotros. Animal salvaje que ha sucumbido con el pecho abierto de exalaciones a nuestra ansiedad de ser "Libres". Sientan el perfume oxidado que emana su muerte prematura, prematura como la primavera en el sur.
 Y se ven las angustias que se exalan en una fiesta vacía, como un espectador banal de la separación del hombre de sí mismo para ser un "Nostros". Y ver la ansgutia que esto supone sin amigos, sin novios, sin amantes, sin compañeros. Todo es demasiado nuevo, se consumen solos, consumen para ellos y se protegen sin darse cuenta. No hay malicia, pero la acción íntima se restringe.
Por eso el alcohol es el sociabilizador por excelencia. Olvidamos la pertenencia abrumadora a unos para ser de todos y poder contar con naturalidad una dolencia, un secreto, una alegría. Es un retornar a la infancia antes de que el alcohol retorne a la boca. Me gustaba su inocencia. Me conmovía tanto que quería besarla. Y ella se balanceaba se adormecía, se estremecía mientras contaba. Y luego a dormir de nuevo. Y luego ese vacío de espectadora de la pertenencia.
 No pertenecía a ese lugar. Mis amigos eran lejanos vistos a através de la gente. Eran amables, eran divertidos conmigo, pero a mi me faltaban los años que ellos habían compartido. Y mis antiguos a migos no podían continuar siendo esos amigos. Habíamos perdido por nuestras decisiones lo que habíamos hecho. No eramos esos amigos o quizás yo no pueda tener más esos amigos. Pero vuelve esa sensación de no pertenecerle ni siquiera a mis intereses o pasatiempos.
 Los amigos se van volviendo extraños.

1 comentario:

  1. Se vuelven extraños y lo único que te queda son pocas y pequeñas memorias. Puedes intentar regresar a lo que eran antes, pero no se puede engañar al pasado haciéndolo pasar por el presente.

    Duele verlos como otro número en tu celular, u otro caminante bajo las calles.

    ResponderEliminar