'cookieOptions = {link};'

lunes, 26 de diciembre de 2016

tristeza

 Te perdí. Te digo que te perdí, porque así juego a encontrarte. A que vas a volver en esta vida y a que no necesito crearme ese lugar infantil donde estamos juntas. Pienso e la injusticia que es quedarse vivo. Y en lo terrible que es afrontarlo en una soledad espiritual.
 Si supieras todo lo que escribí. Escribí cosas como "tan lejos de mis manos" para intentar describirte ahora. Hice muchos versos y muchas angustias. No quiero que sea el modo de recordarte. Pero duele. Sos una astilla en la superificie de mi mente. En esos momentos tristes que se arman de a poco, de reflexiones invasivas y despiadadas.
 ¿En dónde te voy a encontrar? Quizás en las flores, en las cartas. Pero no. No hay vuelta. No hay con que darle.

1 comentario:

  1. Siempre sentí que el escribir era muy catártico, pero al dolor no queda otra que atravesarlo, de a poco se va atenuando y forma parte de la vida, como un día gris o un cielo que derrama lluvia.
    Me gustó tu texto y otros que te leí, escritos desde la pena. Seguí escribiendo, Madame, y cuidate mucho.
    Besos.

    Gracias por visitarme.

    ResponderEliminar