'cookieOptions = {link};'

martes, 8 de agosto de 2017

ese machito ofendido.

Esto es sobre sexo y es sobre libertad: libertad de decir lo que quieras. Nunca pediré la censura: ni siquiera frente a un nazi hijo de la yuta, racista y homofóbico Frente a eso, respuesta. Porque yo soy tan libre como él. Porque yo puedo responderle y dejarlo desnudo. No quiero que lo censuren: es parte de la sociedad. La mierda también se tiene que ver.

 Y sí, hay mucho machito ofendido y oprimido. Y hay mucha feminista que se siente víctima constante. Yo no soy una víctima. Yo soy una mujer que busca sobrevivir y vivir, ser víctima, me desempodera: me hace frágil. No soy, ni mi vagina es, frágil. Como aparece en Baise moi de Despentes: si te van a violar cinco locos en un galpón que el daño sea el menos posible. Si me vas a amar de tu forma macha, que sea lo menos dañina posible. O dejarte y ser feliz.

   Decime lo que quieras, forro, acá estoy para responderte, amarte u odiarte. No somos frágiles. No tengo miedo de ir por la calle: ya no. Me da más miedo el amor romántico y como haces cuando tu novio es el machito ofendido. El desconocido machito ofendido es fácil de dejar. El novio no. El amor romántico no.

 Por eso pido: no me juzguen rápidamente. Quizas parezco machista y heteropatriarcal. Pero le feminismo hegemónico y blanco no me gusta. El ejemplo: una mujer llega al puesto de poder. No voy a aplaudirla. Quizas (seguramente) tenga empleadas domésticas inmigrantes subcontratadas esclavizadas que hacen las tareas aburridas de limpiar y criar. Tareas por amor, tareas bajas y sencillas. tareas que se pagan mierda. Tareas que ella (educada y académica) no va a hacer. la libertad de unas es la opresión de otras. No podemos negar que el feminismo crea algunos males (el partido ultraconservador de Francia tenía una candidatA) y que es el mismo que nos dice que somos rebeldes y políticamente incorrectas. No quiero caer en el juego de "provocar para ser ebelde y ser rebelde es cool". Quiero hacer algo útil: ayudar a una chica si la molestan. Parar a los machitos ofendidos que putean a sus novias. Ayudar. No jugar a rebelde que se compra una camisa que dice "feminista" hecha en una maquila de H and M.

 Pero tampoco aguanto al machito que quiere hablar en mi nombre  y de mi cuerpo. El imbécil que me hace  creer que soy mala por buscar un derecho básico. El que se dice feminista y me trata de forma inferior. Pero que digan lo que quieran: si yo soy igual a ellos, puedo contestarle igual

No hay comentarios:

Publicar un comentario